NOTICIAS

  • En mayo de este año la montañera Raquel García afrontaba ilusionada un nuevo reto: ser la primera cántabra en ascender el volcán más alto de Asia, el Damavand en Irán, pero su sueño se truncó cuando a escasos metros de la cima el guía que la acompañaba le dijo que no podía subir porque era mujer.

    PUBLICIDAD

     

    Esta última expedición, que ha quedado relatada en el documental "Damavand 5.610", ha tenido un sabor "agridulce" para García y su equipo, formado por siete personas de Torrelavega, de la Federación Vizcaína de Montaña y la alpinista Pipi Cardell, cuando al estar a 5.000 metros les dijeron que no podían seguir subiendo.

    "Quizá eso fue lo más frustrante, cómo nos trataron, porque son proyectos que el resultado lo vemos ahora con el documental y las charlas, pero lleva un año de trabajo. Es un camino muy duro y estar allí a unos metros de la cima y que te digan que no puedes subir porque eres mujer, es la parte mala y fea", ha asegurado en una entrevista con EFE esta montañera.

    García ha explicado que al comenzar la última etapa de ascensión a la cima del volcán el guía que las acompañaba les dijo que "se les echaba el tiempo encima y que tenían que volver", a pesar de que habían salido dos horas antes para poder estar en la cima a la hora correcta y estar, en ese momento, "dentro de la hora".

    Con esta expedición, García y su equipo buscaban un nuevo reto tras conseguir el ascenso en Pisang Peak, una montaña del Himalaya de 6.091 metros.

    Enlace: mundodeporti...
Patrocinadores AÑO JUBILAR LEBANIEGO

raquelgarcia.weboficial.net usa cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de usuarios y optimizar su servicio. Para más información lea Política de Cookies. ×