Himalaya - Nepal

El ser la primera mujer española en atravesar el Himalaya de Nepal a pie, haciendo más de 1.000km, con un desnivel acumulado de 35.780m en 66 días conectando el Kangchenjunga y el Dhaulagiri, y pasando a la sombra del Makalu, Everest, Lhotse, Cho Oyu, Manaslu y Annapurna, me ha permitido el vivir y convivir con el más puro Nepal, sus gentes, costumbres ancestrales, religión, experiencias y una lección de vida que nunca olvidaré y que llevo marcada en el alma.

El convivir durante 85 días con las gentes de Nepal me ha permitido, entender y respetar muchas de sus costumbres. Otras, aunque las respete no las comparto, como el Kamalari, que es un sistema por el cual se paga una supuesta deuda mediante el trabajo de niñas en el servicio doméstico. Muchas familias, ante la promesa de un futuro mejor para sus hijas, las entregan a familias de clase media-alta de las ciudades. Las promesas no se cumplen y acaban convirtiéndose en víctimas del tráfico infantil y del maltrato machista. El Gobierno de Nepal desde hace unos años está tratando de erradicar esta tradición ancestral.

Unas de las entrevistas más duras que se han hecho durante este viaje fue a una niña Kamalari, que cuenta su vivencia durante los años que estuvo de esclava en varias casas. Y a una madre que entrego a su hija al sistema Kamalari, porque el dinero que ganaba no era suficiente para vivir y pagar las deudas que tenían.

A la hora de hacer las entrevistas era muy complicado si estaba el hombre y la mujer, que ella pudiera responder, el respondía por ella, hasta cuando preguntaba el nombre de la mujer, respondía su marido… son pequeños detalles que desde occidente desde la vida como yo la conozco me han chocado mucho.

Otro de los objetivos de este viaje fue la entrega de material escolar por las escuelas públicas por dónde íbamos pasando. Cuando digo escuela, hay que cambiar un poco la idea de escuela o colegio que tenemos aquí, allí la mayoría de ellas por las que hemos repartido ese material, son unos recintos, unas aulas donde en la misma habitación se encuentran niños de 4 años hasta los 12, aprendiendo todos lo mismo. En la mayoría de los casos del único material que disponen es de cuadernos y lapiceros, en otros, ni siquiera tienen luz y aprenden hasta que la luz natural se va.

Uno de los momentos que tengo grabados en la retina es cuando haciendo la entrega del material en las escuelas, esos niños no te daban las gracias solo con palabras, sus ojos, sus sonrisas eran sinceras.

La vida de un niño en las aldeas es muy diferente a la de un niño de una ciudad, allí se levantan a las 6 o 7 de la mañana, hacen las labores de la granja, ganado, portean, a las 10:00 entran a la escuela, los que van… salen a las 16:00 y al poco tiempo están haciendo lo mismo que cuando se despertaron. Pero no les veías que lo hacían de manera mala u obligada, era como si supieran que lo tenían que hacer y al no conocer otra cosa, no pensaban en lo que podían estar haciendo si no en lo que hacían en ese momento.

A menudo me preguntaba si alguno de esos niños sería más feliz en mi país de lo que parecía serlo allí. Una de las veces que me planteé abandonar este proyecto, fue porque no entendía precisamente eso, que con lo poco que tenían pudieran ser felices a falta de tantas cosas, hasta que comprendí, que la que no era feliz era yo… y que las cosas que yo pensaba que podían hacerles falta, eran las cosas que cualquiera podría tener, porque esas cosas son materiales y con dinero se compran, la felicidad de ellos no… Así con esa reflexión llegue a la conclusión de que la frase “no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita” en este caso se cumplía, después de comprobar tras las respuestas que nos daban a la pregunta - ¿Qué hace falta para ser feliz?, más del 95% daban prioridad a la “familia”…

En Pokhara visitamos la Asociación Volando Cometas, es un centro de día para los niños, el orfanato Rainbow Children, y la escuela que está dentro del campo de refugiados tibetano. El estar tan cerca y a la vez tan lejos por no alcanzar la cima de cualquiera de sus ochomiles, era como oír a esas inmensas montañas decir, - estas aquí viéndome, pero no me vas a poder tocar, solo me vas a poder ver, y yo las contestaba, - no te podré tocar pero con verte, ya me

conformo.

Estar en el país donde se encuentra el techo del mundo el Everest, y sus 7 compañeras de altura, el primero hacia el Este que es donde comenzó esta travesía el Kangchenjunga seguido del Makalu, Everest, Lhotse, Cho Oyu, Manaslu, Annapurna y ya hacía el Oeste el Dhaulagiri, ha sido, uno de los regalos que visualmente jamás olvidaré.

Recuerdo con especial cariño la subida a lo que llaman el campo base del Pikey Peak, fue una subida sobre todo los últimos metros con mucha niebla, apenas se veía al compañero que llevabas delante llegamos a un lodge que regentaban una pareja de ancianos sherpas, después de pasar una noche en vela oyendo el viento, lluvia y después granizo, la sorpresa llegó a la mañana, cuando al salir de la habitación la estampa que encontré, fue un manto blanco de nieve y ventisca. Esperamos un par de horas a ver si esa ventisca amainaba, no fue así, pero la pareja de sherpas le dijeron al guía que podíamos hacer la bajada bien, pero con cuidado, y que en una hora esa ventisca desaparecería, antes de irnos nos hicieron un ritual (unos rezos) tibetanos, para protegernos en ese descenso, era como vivir lo que has visto tantas veces en documentales y que en ese momento te estuviera pasando a ti, fue algo mágico, como lo es el país entero.

Otro de los grandes momentos en altura fue el paso del Tinsang La, ese es el único momento en el que el Cultural Trail y el GHT se unen. Yo venía de 2 días con una gastroenteritis que ya en Bigu Gompa tuve que visitar un centro clínico en el que me suministraron sobres para no deshidratarme. Creo que ese lugar (aunque mi estado de salud no fuera bueno) me atrapó, allí se encuentra un monasterio de anis, (mujeres lama) es uno de los lugares más místicos por los  que he pasado, el poder asistir a una puja budista formada por niños y adultos, y hacer una entrevista a un lama y a una ani, no me dejó indiferente y pude entender más su forma de vida y religión…

Después de pasar allí un día y ver si recuperaba comenzamos la subida al Tinsang La, cuando llegamos a la cima estaba empezando a entrar niebla, esa noche solo había cobertura a través del Racetracker. Fue una de las noches más frías ya que dormimos en tienda de campaña, ahora mismo ese frio no lo recuerdo, pero si, el no tener más ropa que ponerme y usar los calcetines por encima de los guantes para calentar las manos, otra experiencia más de la cual siempre se aprende algo.

Después de casi 3 semanas aparecieron mis “amigas” las sanguijuelas jjjjjjjjjj, digo amigas porque nos acompañaron casi hasta el final de la travesía. No me libre de su mordisco y eso que después del primero iba preparada con mi bolsita de sal y mi palito en el bolsillo. Recuerdo pasar por la jungla como lo llaman ellos y cada 15 o 20 pasos tener en las botas un par de ellas enganchadas preparadas ya colarse dentro de la bota.

Y como los animales me quieren, pues seguimos con mordiscos, esta vez ya finalizado el trekking, estábamos en Pokhara, ya dentro del lodge. Íbamos a subir las escaleras camino a la habitación, y en el felpudo de la primera planta, había un perro de tamaño medio, dormido, parecido a un pastor. Y como no quería despertarle pase una pierna por encima de él para alcanzar el segundo escalón. Al subir la otra se despertó, se asustó y me trinco la pierna mordiéndome 3 veces, no fue nada grave, pero el show del hospital fue para recordarlo, de hecho está grabado...

Una de las cosas que hice en el hospital, fue responder por escrito a unas preguntas que me dieron en un folio, era un estudio voluntario que estaban haciendo de: “¿por qué los monos y los perros mordían a los extranjeros?”. Pero no queda ahí la cosa, como allí la rabia no está  erradicada y los perros la gran mayoría no se vacunan, me pusieron una inyección pinchándome dentro de la herida, de inmunoglobulina, que tuve que elegir que fuera de caballo o de persona. Otra anécdota más con aprendizaje incluido, menos mal que llevaba un buen seguro de viaje, porque el mordisco salió por más de 1000€…

El tener un agente nepalí que hablara español Shaligram de Eco Himalayan Treks and Travel, a mí me ayudó muchísimo. A día de hoy hablamos muy a menudo, con la esperanza de que pronto volvamos a vernos. El conocerle fue otra experiencia, una persona muy peculiar y sobre todo atento, tuvimos el honor de ser invitados a su boda hindú, otra experiencia más para la saca…

Mi reflexión sobre este viaje es la siguiente, teniendo en cuenta lo que digo cuando comienzo las charlas, que cada uno lo puede vivir, sentir y contar a su manera, no todos percibimos lo mismo, yo os voy a contar en este caso ya os he contado, como he vivido yo Nepal y sus  gentes, y estoy segura de que cada uno que vaya a ese país lo vivirá diferente, eso sí,  coincidiendo en una cosa, que el que va una vez, tiene que volver…

Me quedo con todo de este viaje, como bien digo cuando me entrevistan y sobre estas líneas ya he dicho, esto ha sido para mí una lección de vida. En la que he ido aprendiendo por  capítulos. Una de las preguntas mas habituales es: En que me ha cambiado este viaje. Mi respuesta: mi vida sigue siendo la misma, pero la forma de verla a cambiado. Aun teniendo una vida sencilla y tranquila como la tengo, siempre se puede simplificar más y complicar menos…

Un viaje así, nunca te puede dejar impasible, así que una vez que se empieza hay que seguir en la medida que uno pueda. Claro que me gustaría poder haber hecho algún campo base de un 8000, pero mi labor esta vez era otra… y no todos tenemos la fortaleza física y mental que se requiere para hacer cimas en cualquiera de esas grandiosas montañas, desde aquí todo mi respeto a esa gente valiente, que tanto sacrifican con proyectos, para ver el mundo desde el cielo…

La oportunidad de poder haber vivido el más puro Nepal, que para mí son sus gentes. Aunque soy una apasionada de las montañas, entre otras cosas, porque son las que me sirven como fuente de inspiración en mis obras, las que me dan paz, me llenan de energía y aun pensando que soy libre el estar en una de ellas, me hace sentir algo que no puedo describir con palabras.

Mucha gente no entenderá estas palabras, pero otra mucha lo estará sintiendo como lo hago yo… con pasión.

 

  • Pulsa en Fotos para ver la galería

  • Pasando la noche hace unos días en el paso de Tingshanla unos 3200m,j😴😴😴#HIMALAYA #NEPAL #RETO #AVENTURA #SOLIDARIDAD #PROYECTO #MOUNTAIN #SPORTWOMAN #MOU...

    Enlace: w.youtube.com
  • La recompensa de todos estos días, esta niña, Pipa la muñeca con mensaje, gracias familia... #HIMALAYA #NEPAL #RETO #AVENTURA #SOLIDARIDAD #PROYECTO #MOUNTAI...

    Enlace: w.youtube.com
  • Bueno pues aquí esta una pequeña parte muy resumida, de lo que ha dado el primer mes en "Nepal el país de los sentidos"#HIMALAYA #NEPAL #RETO #AVENTURA #SOLI...

    Enlace: w.youtube.com
Patrocinadores ALTUS

raquelgarcia.weboficial.net usa cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de usuarios y optimizar su servicio. Para más información lea Política de Cookies. ×